Limpieza de los lentes de contacto

Los lentes reutilizables tienen que limpiarse y desinfectarse. Si se limpian y aclaran adecuadamente, se logra eliminar al menos un 90% de las bacterias, lo que demuestra lo importante que es una rutina de limpieza adecuada y regular para mantener los ojos en buena salud.

 

Cómo limpiar los lentes de contacto

Sigue esta guía paso a paso a la hora de limpiar los lentes y consulta siempre las instrucciones de uso de tu líquido para lentes:

1. El mejor momento para limpiar y desinfectar los lentes de contacto blandos reutilizables es inmediatamente después de quitártelos
2. Coloca el lente en la palma de la mano, que debe estar limpia y seca
3. Aplica unas gotas de solución de limpieza diaria y utiliza el dedo meñique para frotar suavemente la superficie de los lentes por ambas caras
4. Aclara los lentes concienzudamente con la solución y colócalos en el estuche para lentes
5. Llena los dos compartimentos del estuche para lentes con la solución, coloca las tapas y déjalos en remojo hasta el momento de cambiar la solución (esto dependerá del líquido para lentes que utilices - consulta siempre las instrucciones de uso para saber lo que tienes que hacer)

 

¡No te olvides de limpiar el estuche para lentes!

Todos somos conscientes de lo importante que es mantener limpios los lentes, pero te sorprendería saber cuánta gente se olvida de limpiar el estuche para lentes.

El estuche tiene que estar tan limpio como los lentes de contacto, ya que a fin de cuentas los lentes están mucho tiempo en remojo en su interior. Sigue estos sencillos consejos para mantener el estuche lo más limpio posible:

• Una vez te hayas puesto los lentes, vacía todo el líquido del estuche
• Limpia regularmente el estuche con solución desinfectante nueva y deja que se seque al aire cada día (los microbios no se multiplican en ambientes secos)
• Cambia tu estuche regularmente, lo ideal es hacerlo cada mes