Tus ojos son 'ventanas a tu alma' complejos, delicados y expresivos. Pero, ¿cómo ves?

Tus ojos reciben luz y transmiten mensajes detallados a tu cerebro, el cual los interpreta como imágenes. Cada parte de tu ojo tiene un rol específico diferente en el registro y la transmisión de estas imágenes.

Las partes del ojo

Tus ojos son pequeñas esferas compuestas de una piel exterior que protege un gel claro interior. La piel tiene tres capas distintas, cada una con su propio conjunto de funciones:

Capa exterior: Esclerótica

La esclerótica es la parte "blanca del ojo", resistente y protectora. La mayor parte de ella es opaca, pero en el frente hay una ventana transparente. Esta ventana es tu córnea, a través de la cual viaja la luz a tu ojo. Una membrana clara y delgada, llamada conjuntiva, ayuda a proteger el frente de tu ojo y las superficies internas de tus párpados.

Capa media: Coroide

Detrás de la esclerótica está la capa media, la coroide. Ésta es oscura para prevenir que la luz se refleje dentro del ojo, y contiene en su mayor parte células sanguíneas, las cuales nutren el ojo.

Cuando miras a alguien a los ojos generalmente primero notas sus iris. El iris se encuentra al frente de la coroide y le da a los ojos su color. La pupila es la abertura circular que parece un punto negro en el centro del iris. Los músculos del iris controlan el tamaño de tus pupilas y dejan pasar más o menos luz.

Capa interior: Retina

El trabajo de tu retina es capturar información sobre la luz, la cual es enviada como impulsos nerviosos al cerebro por el nervio principal de tu ojo (el nervio óptico). Tu cerebro luego traduce estos mensajes a imágenes.

Sobre tu retina, dos tipos de células sensitivas captan rayos de luz. Estas se llaman bastones y conos. Los bastones son sensibles a la luz y te ayudan a ver en condiciones de luz tenue. Los conos te permiten ver detalles y colores.

El cristalino de tu ojo es transparente y flexible. Enfoca la luz sobre tu retina. Para tareas precisas, la luz se enfoca en el centro de tu retina, en un área llamada la mácula. Los músculos alrededor del lente controlan forma y permiten que veas objetos a distintas distancias.

El resto de tu ojo

La cavidad entre el cristalino y la córnea contiene un líquido llamado humor acuoso. Una sustancia gelatinosa, llamada humor vítreo, llena la cavidad detrás del cristalino.

El humor acuoso y vítreo ayudan a darle la forma a tu ojo.

Cómo funcionan tus ojos

Cuando ves algo, esto es lo que sucede:

  • La luz entra al ojo mediante la córnea, la cual dobla la luz.
  • Tu pupilla ajusta su tamaño de acuerdo con el brillo de la luz: se agranda con luz tenue y se achica con luz brillante.
  • La luz pasa a través de la pupila hacia el lente de tu ojo.
  • El cristalino de tu ojo cambia su forma para enfocar la luz sobre tu retina, según si el objeto que miras está lejos o cerca.
  • Las bastones y conos en tu retina absorben la luz y envían mensajes a tu cerebro mediante el nervio óptico.
  • Tu cerebro luego traduce estos mensajes a imágenes.

Es sorprendente que tus ojos tengan tantas partes funcionales y sean tan complejos. Pero cuando consideras qué tarea tan difícil es proporcionarte la visión, quizá no sea tan sorprendente.