La miopía y la hipermetropía son problemas de la visión muy comunes.

MIOPÍA

La miopía es un defecto refractivo en el que el ojo no enfoca la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad de lejos.

La miopía ocurre cuando el ojo es más largo de lo normal o su córnea es demasiado curva. Recuerda que la córnea es el casquete transparente en la parte anterior del ojo. Como resultado, los rayos de luz se enfocan delante de la retina y no sobre ella.

La miopía puede afectarte a cualquier edad, pero generalmente empieza en la pubertad. Es inusual que se presente después de los treinta años, pero gente mayor con cataratas pueden desarrollar miopía.

Hipermetropía

La hipermetropía es otro error refractivo, en el cual el ojo no enfoca la luz adecuadamente y las imágenes de cerca no se ven claramente.

Algunos niños nacen con hipermetropía, pero su visión en general se corrige sola a medida que se desarrolla el ojo. Los adultos pueden desarrollar hipermetropía, que se acrecienta a medida que se acercan a la edad mediana.

Además, existe otro tipo de defecto ocular, que se relaciona con la edad y se llama presbicia.

¿Cómo se puede corregir la miopia y la hipermetropia?

Debes visitar a tu profesional de la visión para una revisión y/o examen ocular para que pueda determinar si padeces miopia o hipermetropía y en qué grado.

Es importante realizarse un examen visual por lo menos una vez al año para que tu profesional de la visión determine si tu visión continua normal o tienes algún problema refractivo por corregir.

Si sospechas que tienes miopía o hipermetropía, debes visitar a tu profesional de la visión para que te someta a una revisión óptica. Utiliza nuestra herramienta online para localizar un profesional de la visión cercano.